Advertisement

Tiziana Martinelli, una sonrisa fascinante y una pasión increíble, pero sobre todo, grandes capacidades para la pesca submarina. Es una de las atletas italianas más fuertes. Miembro de la Selección Italiana, Tiziana fue quinta en la general y la mejor de las mujeres italianas en el último Campeonato Mundial de Pesca Submarina en Arbatax . Fue penalizada por un mal primer día de competición, de lo contrario podría haber aspirado al podio, finalmente conquistado por completo por la extremadamente fuerte Selección Española .

Cambio de patrocinador

Después de muchos años con Polosub , uno de los fabricantes de trajes de neopreno a medida más conocidos a nivel internacional, Tiziana acaba de mudarse a Sigalsub. También italiana, con diseño y producción Made in Italy, Sigalsub se centra en la fabricación de fusiles, como los nuevos Nemesis y Nemesis Carbon , mecanismo de liberaciòn de disparo, varillas , ogivas , carretes , cabezales y gomas elásticas . Pero máscaras, linternas, aletas y neoprenos también están en la oferta de productos de Sigalsub.

La entrevista de Gerardo Frustaci

Gerardo Frustaci: Cómo una niña comenzó y se acercó a la pesca submarina es sin duda muy importante teniendo en cuenta que las mujeres en este deporte son, lamentablemente, pocas. ¿Cómo nació tu extraordinaria pasión?

Tiziana Martinelli: Siempre he tenido un sentimiento especial con el agua. Cuando era niña, mis padres solían llevarnos a mi hermana y a mí al mar Adriático durante las largas vacaciones de verano. A la edad de 4 años, recibí mis primeras aletas y máscara como regalo de mi padre. Mis baños fueron interminables y ahí mismo nació mi curiosidad y pasión por el mar. Mi padre pescaba con fusil en los arrecifes artificiales de Fano (todavía lo hace hoy). De él aprendí las primeras nociones y sus hazañas me llevaron a sentirme aún más atraída por el mar.
Mi pasión por la pesca se consolidó durante las primeras vacaciones en la isla de Giglio con mi marido, Jacopo Giandominici, en mayo de 2008. Todas las mañanas al amanecer salía al mar a pescar dentòn y yo, ya un gran amante del mar y hechizado por los «depredadores» rosados, que regularmente me traía para el desayuno en lugar del capuchino y croissant más convencionales. Así que le pedí que me llevara con él. A partir de ese momento me enseñó todo lo que sabía, transformándome en su compañero de pesca y compañero de vida.

  • GF: Siempre estás sonriendo, en cada foto, la cosa es extraordinaria… ¿qué te da rabia en la vida y en la pesca submarina?

Tiziana Martinelli: Soy una persona positiva y soleada, una sonrisa es para mí la expresión más simple e inmediata para decir «soy feliz», y entonces ¿cómo no sonreír cuando vas al mar? Al contrario, en la vida cotidiana me enfado cuando hago algo mal o hay injusticias. En la pesca, “acertar” un pez y perderlo …. esto es algo que me hace perder los estribos!

GF: ¿Qué técnicas prefieres?

Tiziana Martinelli: Acheco y la espera son mis favoritos, aunque me gusta ser polivalente adaptando la técnica de pesca según la zona, las condiciones y la época. Desde hace un tiempo me dedico a perfeccionar la técnica en el agujero dada la necesidad de practicarla durante las competiciones.

GF: ¿Dónde sueles pescar y cuáles son los lugares que más te gustan y que más te han fascinado, en Italia y en el extranjero?

Tiziana Martinelli: Suelo pescar en las aguas de la isla de Giglio y Monte dell’Argentario , dos lugares que me han visto nacer y crecer como pescadora submarina y a los que tengo un apego especial. Soy un gran amante del Mediterráneo , en especial de nuestras costas italianas. En el extranjero tuve el placer de pescar en mares ricos y difíciles desde Miami a través de Cabo Verde, a las aguas heladas de Gales, hasta el gran arrecife de coral australiano . Aquí es donde pasamos un mes pescando en nuestra luna de miel con Jacopo.

GF: ¿Cuál es la captura más emocionante? ¿Puedes decirnos?

Tiziana Martinelli: Islas de Cabo Verde – Boa Vista Noviembre 2015

Las condiciones del mar desaconsejan encarecidamente salir en barco, por lo que decidimos entrar por tierra yendo a explorar la zona de la isla diametralmente opuesta a la que vivimos.
Ayer Jacopo se llevo un hermoso Pompano Africano y hoy me toca a mi…
A bordo de la camioneta habitual, nos acompañan hasta un punto que parece actuar como divisoria de aguas entre dos lados de la isla que tiene playas muy blancas a los lados, la punta está formada por rocas bajas y oscuras que salen hacia el mar abierto.
El lugar es encantador, literalmente no hay nadie, somos súper privilegiados, todo esto es solo para nosotros.
Sin embargo, hay un problema que enfrentar. Entrar al agua no es nada fácil, enormes olas rompen en la orilla, metros y metros de playa son repentinamente invadidos por una espuma blanca cegadora, el “aliento del mar” es verdaderamente poderoso aquí. Nos acercamos a la costa, incluso la altura de la ola no es alentadora, sin embargo, notamos cierta regularidad en el movimiento de las olas y parece que hay muchas posibilidades de poder superar los primeros treinta metros muy críticos desde la costa. , nadando a toda velocidad.
Fusil en mano, máscara muy ceñida y tubo ya puesto, aletas en los pies, mirando hacia el océano en busca de una ventana que me dé la confianza para empezar el vertiginoso aleteo libre. Aquí estamos, decidimos irnos. Mientras aleteo con toda su fuerza, la resaca que aún empuja hacia tierra me mantiene firme en el lugar, luego se desvanece un poco y gano unos metros, pero aquí está el primer rompiente que llega, ¡abajo! Me sumerjo para reducir el impacto, casi me quita la máscara de la cara, el fondo es de roca plana por suerte, no golpeo en ningún lado, las aletas al máximo incluso buceando, salgo a la superficie y gano unos metros más, dentro de yo creo que lo peor ya pasó, me golpean otras dos rompientes, pero ahora su poder es manejable sumergiéndome, el agua es más profunda, unas decenas de segundos más y estoy fuera de la “lavadora”.
Nadando hacia el mar, siempre contrarrestando la corriente que viene del este, quiero mantenerme orientada a la poderosa corriente, típica zona de caza de depredadores.
Por fin estamos en la zona buena, en cuanto recupero el aliento tras un largo aleteo, intento la primera espera agazapándome bien detrás de las rocas emitiendo un sonido gutural pero nada, subo. Avanzamos otros cien metros corriente arriba y lo intentamos de nuevo. Jacopo baja y una vez en el fondo elige un nicho que le permite mantenerse alto respecto a las rocas circundantes para que sus vibraciones y el llamado lleguen lejos, la vista es larga, a lo lejos, tres peces plateados se acercan lentamente . Estoy súper concentrada, disfruto la escena cuando veo a Jacopo girar hacia la superficie en busca de mi mirada que inmediatamente encuentra y me hace señas para que baje. Mientras tanto, los tres peces se han acercado más, inmediatamente entiendo qué hacer. Me sumerjo rápidamente, con los pulmones medio vacíos y bajo muy lentamente, las grandes aletas responden acercándose a mi silueta que cae inmóvil hacia el fondo, alineo el fusil y el tiro preciso le da al pez más grande en las branquias y ¡es esquí acuático!
Jacopo se ríe, ser arrastrado por unos diez metros con el agua gorgoteando a mi alrededor es muy divertido. El escape es muy potente, me aferro al carrete sin permitir un metro más, consciente de que la batalla es una fuerte llamada de tiburones. Después de unos segundos, el gran pez está en mis manos, estoy muy feliz. Yo y Jacopo nos abrazamos satisfechos con el perfecto trabajo en equipo pero seguimos mirando alrededor constantemente. Las historias sobre el gran tigre que patrulla la zona nos empujan a regresar inmediatamente a tierra, ya que estamos a casi medio kilómetro de la costa con un gran pez sangrando en nuestras manos.
El océano no da señales de calmarse y sin prisa nos dirigimos a casa. El taxista que nos acompaña dice que nunca ha visto esta especie de pez tan grande. Nos acompañan a la hermosa playa de Santa Mónica para nadar. Aquí las olas son un poco más bajas y jugamos en el agua hermosa. Una vez en el pueblo, tomamos un filete de carne del gran pez y le damos el resto al taxista que lo llevará al orfanato de la isla.

Al día siguiente se repite el guión y capturo otro hermoso pompano africano . «Dos a uno» será la burla que Jacopo se llevará con gusto por el resto de las cortas vacaciones. «

GF: ¿Qué consejo le darías a las chicas que quieren acercarse a este deporte y qué consejo a las Federaciones Italianas FIPSAS y CMAS Internacional para ayudar a las mujeres en este deporte, tanto en la práctica amateur como en las competiciones?

Tiziana Martinelli: Recomiendo a toda mujer o niña que se acerque a la pesca submarina ya que me encanta definirla como una disciplina completa. Las principales características son el ejercicio físico para mantenerse en forma, el ejercicio mental, la concentración y la relajación, el conocimiento de uno mismo y del medio que nos rodea y, por último, pero no menos importante, con la pesca submarina tienes la posibilidad de seleccionar el pescado para llevar a la mesa y comparte con tus seres queridos. ¡Deberíamos disipar el mito de que las mujeres no son aptas para la depredación y simplemente ponerlas en posición de intentarlo!
Un consejo para las Federaciones podría ser publicitar la práctica fomentando y formando equipos, la Federación Italiana, por ejemplo, creó el equipo femenino en 2021. También en el futuro organizar competiciones independientes del sector masculino.

GF: Después de tantos años en Polosub te unes a Sigalsub y te deseamos mucha suerte. ¿Qué crees que te depara el futuro con Sigalsub?

Tiziana Martinelli: Sigalsub , además de ser una empresa en rápida expansión, que desarrolla y produce todo tipo de equipos de pesca submarina, cree y se enfoca fuertemente en el mundo competitivo. Sin duda, unirme al equipo de Sigalsub es un gran aliciente para dar lo mejor de mí. Polosub se ha convertido en parte de mi familia, con Giuliano Tagliacozzo (fundador y propietario de Polosub) tenemos una profunda amistad que va más allá del trabajo y la pesca.

GF: Eres experta y muy fuerte, cuéntanos tu verdadero «secreto» en la pesca submarina
Tiziana Martinelli: Me encanta la pesca submarina del dentón y cuando uso la técnica de la espera y veo que el pez se acerca, me aplasto en el fondo tratando de desaparecer y me confundo aún más en mi rececho. Al igual que los pulpos, trato de atraer y estimular más la territorialidad de los dentones. … por lo general funciona!
En cualquier caso, en lo que a mí respecta, la baza es la pasión, doy rienda suelta al instinto y la determinación hace el resto.

Advertisement